Home  |  Contact us  | Human Rights 
       :: Trabajadores Migrantes      :: Niños      :: Mujeres      :: Contaminación Ambiental
    Contaminación
  Ambiental
   
 
   
   
   
  
   
La contaminación ambiental

     Se ha especulado sobre quién en realidad tiene las manos puestas de lo que día a día se lee en los diarios con respeto a la contaminación ambiental en México. ¿Quién tiene la culpa de toda esta contaminación en Tijuana? ¿Los Estados Unidos, porque construye sus fábricas y desecha lo malo en las aguas mexicanas o México quién aún sigue soportando tales aberraciones por parte de los extranjeros? Si bien es cierto, el debate jamás terminará, sin embargo no se trata tanto de saber en dónde se encuentra el problema, por el contrario, la clave está en que cada uno de nosotros tomemos conciencia y adoptemos distintas maneras para poder enfrentar esta situación.


Transfiguración

--Hagamos una tienda para nosotros,

otra para Moisés, otra para Elías,

una más para Lupe y sus hijos y para nosotros esta

de plásticos húmedos de pesticidas.

Entre la complicidad de las flores,

¡ caverna la Vista!

de todos menos de la migra.

Al pisar el umbral

todo son planes de volver a casa,

desgastados como piedras fuera del camino

como puntos suspensivos,

meditan...

Despojados de todo como el colibría

pesan muy poco con todo y nido.

     
 

Otra “Suave Patria”

El niño Dios te escrituró algodonales,

mares lapislázuli y ballenas milenarias,

y un veneno de dólares el diablo.

De no creerse.

Hace 132 años Tijuana fundada

como hija de la ciudad de Dios,

la Jerusalén de Fray Junipero Serra.

Sólo San Diego tenía Misión,

la misión se quedó del otro lado,

Tijuana permaneció desalmada

con los denarios en la mano,

la narcocultura la tomó por asalto.

Seis mil toneladas de plomo

respiramos, bebemos y entrañamos.

Llenar el traspatio de basura

es también envenenar la casa.

estamos e contaminados de modernidad,

plomo va de mi corral de La Mesa

al otro lado del muro,

sin pasar revisión,

nos envenena a todos

el cadáver, el pecado y la culpa

con que nos acostamos.

Dormimos con una bala en la recámara del cerebro.

Una trampa para no llegar

a las nupcias con el progreso.

--Dios nuestro, ¡atiende el clamor

de los que caen órgano tras órgano,

hora tras hora!

Elimina el plomo de nuestra mesa de Otay, sus Metales y Derivados.

A ti clamamos los condenados a muerte sin culpa.

los confinados a los crematorios de vidas y esperanzas.

Señor, aparta de nosotros este matadero

que avanza como serpiente de cicuta por la tierra,

como ángel exterminador por el aire,

como tintamuerte por el agua

más allá del derecho

y el envés de la tapia común.

Más allá de la generación por ejecutar

y la que venguen relevo a morir emplomada.

La fundición apagó sus hornos, eso es todo.

nos seguimos quemando en sus gas negro.

Si te pedimos ayuda los de este lado

parece que acudiéramos a un Dios distinto, clandestino.

Tú que floreces cada estrella con precisión de astrónomo,

haz que el plomo vuelva a la raíz del mundo,

como un monstruo nunca despertado.

Se descarrilló el progreso para no salir a ningún lado.

--¡Tú rescátanos, Señor!

entre herrajes y muertes de dientes mochosos.

Limadura de fierro somos

arrebatados por la brújula

norteada de la soberbia.

José Mario Martín Flores